Bio

Bio

Pablo Milanés nació en Bayamo el 24 de febrero de 1943, y desde niño comienza a cantar como aficionado en la radio. El traslado de su familia hacia La Habana a inicios de los 50, supone su entrada en contacto con artistas populares y grupos tradicionales que, más allá de sus estudios en el Conservatorio Municipal de La Habana, son los que nutren al joven de una mayor diversidad y riqueza sonora. En 1956 incursiona por primera vez en la TV, en el programa Estrellas Nacientes.

Además del feeling o la música tradicional cubana, recibe una poderosa influencia de músicas como la norteamericana y la brasileña. A inicios de los 60 comienza su carrera profesional en grupos vocales: el trío Los Armónicos, el conjunto Sensación y el Cuarteto del Rey, agrupación de negro spirituals, donde tiene un papel protagónico.

En 1963 compone “Tú, mi desengaño”, su primera canción, y desde entonces comienza a interpretar sus canciones en clubes habaneros. En 1964 pasa a formar parte del grupo vocal Los Bucaneros.

Con la composición “Mis veintidós años”, en 1965, se introduce en un nuevo lenguaje musical que acentúa su condición de compositor y crea temas que versan sobre el amor o el compromiso político y social, muchos de ellos en el marco del I Encuentro Internacional de la Canción Protesta celebrado en Cuba en 1967.

En 1969 se integra al Grupo de Experimentación Sonora (GES) junto a importantes trovadores y músicos, bajo al tutela de los maestros Federico Smith y Leo Brower. Por esos años surgen canciones emblemáticas como “Yolanda”.

En su primer disco, “Versos Sencillos”, grabado en 1973 por encomienda de Haydée Santamaría, musicaliza poemas de José Martí. A partir de entonces se hace acompañar de destacados músicos como Emiliano Salvador, Eduardo Ramos o Frank Bejerano y comienza sus giras fuera de Cuba. Italia es el primer país en visitar, seguido de España y México.

A inicios de los 80 publica álbumes cardinales: “Yo me quedo”, “El Guerrero” o “Comienzo y final de una verde mañana”. Sin dudas, el titulado “Querido Pablo” (1985), un disco grabado en colaboración con grandes músicos amigos como Chico Buarque, Mercedes Sosa o Luis Eduardo Aute entre muchos otros, vino a aglutinar sus canciones.

Crea junto a Lázaro Gómez y Julio Pulido, el programa “Proposiciones” (1987) que supuso un formato novedoso para la TV cubana de esos años y realiza la gira “Amo esta Isla” (1988), otro gran proyecto musical en el que ofrece más de 22 conciertos por toda Cuba. 

La década de los 90 es testigo del nacimiento de varios álbumes: “Identidad” (1990); “Canto de la abuela” (1991)); “Orígenes” (1995); “Despertar” (1997) entre otros. Es una década muy activa culturalmente en la que Pablo, como expresión de su concepción integral y multidisciplinaria, pone en marcha una Fundación sin fines de lucro para el desarrollo de la cultura cubana, proyecto que, a pesar de su corta vida, ayuda a visibilizar la obra de muchos artistas de la isla.

Junto al músico español Víctor Manuel realiza dos discos con sus respectivas giras: “Mucho más que dos” (1994) y “En Blanco y Negro” (1995). La década culmina con un gran trabajo colectivo, “Pablo Querido”, homenaje de artistas latinoamericanos a la obra de Pablo.

En 2005 publica “Como un campo de maíz” (Grammy Latino al Mejor Cantautor en 2006) y en 2007, “Regalo”, álbumes realizados en paralelo a dos importantes colaboraciones: “AM/PM, Líneas Paralelas” (2006) con Andy Montañez (Grammy Latino al Mejor Álbum Tropical Tradicional) y “Más allá de todo” (2008) con el pianista Chucho Valdés.

Desde finales de 2013, tras la publicación de “Renacimiento”, su más reciente disco, Pablo realiza una nueva gira de presentaciones artísticas, faceta que más le satisface, al tiempo que trabaja en dos nuevas colaboraciones: con el pianista cubano José María Vitier y con su hija Haydée Milanés.