Un concierto a lo Pablo Milanés en El Salvador

Pablo-Milanes-en-El-Salvador-2014
Jueves, 1 Mayo 2014 - 12:15pm
Por: 
Odalys Troya
Fuente: 

El auditorio le siguió, le aplaudió y se quedó con los deseos de seguir oyéndolo, soñando y cantando, "Me quedara toda la noche escuchándolo", dijo una de las asistentes. "Otra, otra, otra", pedían todos.

San Salvador, 1 may (PL) La voz especial del cantautor cubano Pablo Milanés, con sus canciones nuevas y viejas, acariciaron los oídos de cientos de salvadoreños que asistieron al concierto en el contexto de la promoción de su disco Renacimiento. Frente a un público que coreó junto a él sus más conocidas piezas, presentó algunas de las composiciones de este álbum donde se mezclan diversos géneros musicales.

Hemos tratado de recuperar muchos géneros de la música cubana que están algo olvidados y que son para mí una excelente materia prima para hacer canciones, explicó Pablo al referirse a Renacimiento.

Por ejemplo, dijo ante un público mayormente joven, la canción que tiene un poema de Amado Nervo, En Paz, está hecha en guajira-son uno de los más populares de Cuba.

Pablo Milanés, uno de los fundadores de la Nueva Trova Cubana, dijo que su disco se llama Renacimiento porque, entre otras cosas, tiene mucho de la música del período renacentista, como la canción Dulces recuerdos, una memoria del día en que se legalizó el Partido Comunista en España, en 1977.

"El Partido ha renacido, libertad/ No fumabas, no bebías/ solamente te embriagabas/ del futuro que vendría; dice esta canción que pasa de una suave música y sutil letra a una conga cubana que, dijo, "disfrutamos mucho en nuestros carnavales".

Luego de la presentación de varias de las composiciones de Renacimiento, llegaron las conocidas, las de siempre, las que cantan todos más allá de generaciones.

Acompañado de una agrupación de excelentes músicos que hicieron gala de su virtuosismo y con su extraordinaria voz, limpia y melodiosa, cantó Para vivir, De qué callada manera, y la ansiada Yolanda, entre otras.

El auditorio le siguió, le aplaudió y se quedó con los deseos de seguir oyéndolo, soñando y cantando, "Me quedara toda la noche escuchándolo", dijo una de las asistentes. "Otra, otra, otra", pedían todos.

En el álbum, grabado en sus estudios de La Habana, están presentes los géneros y temáticas universales habituales en su obra y también algunas expresiones de la música cubana menos conocidas.

Convergen en el disco la música antigua y barroca con los ritmos esencialmente cubanos como el changüí de Guantánamo, el guaguancó de Matanzas y la Habana, el son cubano en su más pura expresión, el danzón originario de Matanzas, la guajira son, la conga y algo de jazz.

La Paz, Apocalipsis, Dulces recuerdos, Los males del silencio, Cual si fuera a morir esta mañana, Homenaje al changüí, Lamento, Canto a La Habana, Amor de Otoño, y El otoño del amor, son los 10 temas del disco.

La dirección musical está a cargo de Miguel Núñez, con quien Pablo, uno de los íconos de la Nueva Trova Cubana, trabaja desde hace 25 años.

Al concierto en el anfiteatro del Centro Internacional de Ferias y Convenciones, en esta capital, asistieron entre otras personalidades la primera dama de la república y ministra de Inclusión Social, Vanda Pignato.

Pablo Milanés agradeció al público salvadoreño que desafió una noche muy lluviosa para acercarse a la música de este hombre cuya obra forma parte de la historia musical cubana.